Sin ti…

 

Daría cualquier cosa por retroceder el tiempo para poder sentir tus caricias y deleitar mi oído con tu risa que para mí era una melodía. Llevo años luchando para no olvidarla, quiero que resuene con la misma intensidad de antaño, pero el tiempo cruel se la está llevando consigo, cada vez es más tenue y lejana…

A pesar de los años, mi traicionera mente aún te ve parado ahí contemplando orgulloso el verde campo…

La tierra también siente tu ausencia, añora tus pasos; estoy seguro de que ahora los das igual de firmes allá en el cielo, en donde aunque me niego a aceptarlo debes estar…

Tu madre y yo aramos, sembramos ésta tu tierra ocultándole nuestra tristeza pero ella percibe sensible como es, nuestros intensos e internos lamentos; la entristecemos regándola sin querer, con nuestras incontenibles e inevitables lágrimas. La desdicha que exhalamos mata cualquier brote, no hay uno siquiera. Extraña esas semillas tibias que esparcías con tus cálidas y amables manos y que solo en ellas eran fértiles. La ausencia de tus pasos ha secado nuestra tierra. La ha matado también.

Nada que celebrar desde tu desaparición. Contigo se fue nuestra alegría, se fueron adheridos a ti las ganas de vivir de tu madre y yo. En ti vertimos todo: ilusiones, esperanza, felicidad y al irte, nos quedamos vacíos, solo sobrevivimos, sin una vida ya.

La pobreza ha sido nuestro verdugo. El gobierno ha sido sordo a nuestras infinitas y dolientes súplicas. A nadie de ellos conmueve nuestras indigentes lágrimas. Tienen corazones de hierro, impenetrables, fríos, oxidados.

Hoy, para nosotros es un día obligado más. Un año que como los anteriores será eterno, carente de bienestar, de cualquier dosis de felicidad. Dios no ha escuchado nuestras súplicas, le hemos rogado para que nos guíe por el mismo camino tortuoso por el que de manera injusta aquellos desalmados te obligaron a seguir; no importa que nos golpeen, que nos injurien y torturen, con tal de que tu mamá y yo lleguemos hasta donde tú, hijo mío estás.

Te arrancaron de esta tierra como si mala hierba fueras… ignorando con desprecio tu futuro prometedor. Tu vida fue truncada, con saña y frialdad. Tus sueños fueron aniquilados sin piedad, sin remordimiento. Pocos saben el esfuerzo que hacías para cultivar nuestras tierras y estudiar. Nadie sabe de nuestros sencillos sueños. A nadie le importa…

La última vez que te vi cruzar el umbral de nuestra puerta fue hace cinco años. Desde entonces te buscamos por todos los resquicios… el gobierno indiferente y cruel nos ha ignorado y engañado muchas veces, estos desgraciados suponen que como somos pobres, también carecemos de sentimientos y corazón.

He imaginado todo tipo de atrocidades; aún no sé qué hicieron contigo hijo, qué hicieron de ti. Pero te seguiré buscando, no importa el día, la hora, iré por ti, te encontraré, si es que la traicionera muerte no me alcanza antes…

2 respuestas a “Sin ti…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .