Doña Caro Aguilar, un manojo de virtudes: bondad, simpatía, sencillez, y transparencia…

En un lugar llamado “Los Arquitos” en el Estado de Hidalgo tuve la fortuna de toparme con la señora Caro Aguilar, oriunda de aquel maravilloso lugar. Tras dirigirme a ella con un simple “buenos días”, la Señora Aguilar me regaló una maravillosa e inolvidable plática acerca del uso de las plantas medicinales. Además de una lección de vida que recordaré siempre cada vez que la ansiedad, la tristeza, la soledad se apoderen de mí sin razón…

Una mujer sabia. De alma sana. Bondadosa. Ella recolectaba algunas plantas. Las arrancaba, las olía y las guardaba en la bolsa de su delantal rosa. Otras, las más largas, las sostenía en la mano. “Ya casi no hay hierbas, se están acabando”. Aún así, extendió su mano y me las dio.

Fue una lección de vida. Con su risa refrescó mi alma. Con su sencillez mató mis ambiciones. Con sus conocimientos hizo conciencia de mi ignorancia. Sus palabras fueron curativas para mi ser que muchas veces está triste.  Su relato de vida me conmovió hasta lo más profundo. No cabe duda que en este mundo existen seres maravillosos que sin querer, dejan su huella, su nombre, su esencia en nuestras vidas para siempre..

 

 

2 respuestas a “Doña Caro Aguilar, un manojo de virtudes: bondad, simpatía, sencillez, y transparencia…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .